Blogdegueando

El pasado domingo tuve la oportunidad de realizar una visita a una bodega de principios del siglo XIX con larga tradición en la elaboración de vinos en la localidad madrileña de Colmenar de Oreja. Una gratificante experiencia que os recomiendo y una gran oportunidad para acercarse a la elaboración del vino. En este caso un D.O. Madrid. Bodegas Peral.

Una bodega que elabora todos sus vinos mediante fermentación meloláctica Sobremadre (con solamente los hollejos) en tinajas de barro por el cual la bacterias se encargan del proceso naturalmente, sin levaduras. Esto reduce la acidez y le confiere al vino tinto la característica de “llena la boca”.

Antiguamente el vino se acababa de madurar y conservaba en tinajas de barro en la bodegas debido a su porosidad, lo que le proporciona una oxigenación lenta y constante. A día de hoy este proceso ser realiza en su mayor parte en tanques de acero inoxidable, aunque algunas bodegas están volviendo a recuperar este sistema tradicional.

Dependiendo del tipo de vino que producen, unos los embotellan directamente tras un pequeño filtrado y otros pasan a las barricas para acabar su crianza oxigenándolo, a la vez que le aporta textura y aroma para suavizar su sabor.

Y por último lo embotellan, unas para su venta inmediata y otras permanecerán en bodega a terminar su crianza hasta que adquieran el grado de maduración óptimo.

Bodegas Peral elabora dos variedades de vinos blancos. Sobremadre Blanco, y Menina Blanco. Y tres variedades de tinto Sobremadre  Tinto, Menina  Tinto y Peral Crianza. De estos dos últimos os contaré ya que los adquirí.

Anuncios